8 jun. 2011

NotiTango

BOLETIN TANGUERO Nº  81
"...¡La verdad, ya estoy cansada de coser
botones!.." (la madre del Increible Hulk)
Sumario de esta edición
del 8 de junio de 2011

*Quien es quien en el Tango
Hoy bailamos con Mora Godoy
*Edmundo Rivero cumpliría
hoy 100 años de vida...

*Reconocimiento en Uruguay
a Freddy González Araujo...

*La Censura en el Tango...

  *Recomendamos un Show
Tanguero y una Milonga
...
ESTAMOS PREPARANDO LA MILONGA
DEL SÁBADO 18 DE JUNIO

A punto ya de firmarse el contrato
con la apoderada de la

ORQUESTA TÍPICA
TANGO TINTO

La fiesta será como siempre
en el Colegio Bilingüe

(gracias benemérita Flia. Carletti)

SÁBADO 18 DE JUNIO
desde las 21
, aprovechando el bienvenido
"Veranito de San Juanjo"

Prometemos otro Programa Lujurioso
(de Lujo para Curiosos)

plagado de ninguna sorpresa
que ya anunciaremos algún día...
Más
Solfeos, Solteros y Sorteos.

Y COMO SIEMPRE...

  A TOTAL BENEFICIO DE LA

"CAMPAÑA de PREVENCIÓN y
TRATAMIENTO DEL CÁNCER"

Y si podés ayudar con una donación,
por pequeña que sea, no lo dudes...
CLIC AQUÍ Y HACES TU APORTE

********************
Quien es Quien en el Tango...
HOY BAILAMOS CON
Mora Godoy
Poco después que su compañía cumpliera
una década, Mora nos decía que reconocía
sus aciertos y sus errores, rematando la
frase con un "Ahora estoy bailando más"
A punto de emprender una gira por Israel con su compañía, gira que será el anticipo de otra mucho más extensa por Europa, Rusia y China, la bailarina y coreógrafa Mora Godoy -figura de las más emprendedoras del ambiente del tango- dice que se encuentra en un momento de su vida particularmente reflexivo. “Siempre fui hacia adelante, ocupándome de muchas cosas a la vez, pensando qué otras podía hacer”, nos dice.

-Hace un tiempo -reconoce- comencé a frenar, a mirar para atrás, a ver qué errores cometí, para no repetirlos. También empecé a disfrutar de muchas cosas que ocurrieron y que en su momento dejé pasar sin prestarles atención. Hace dos años festejé el décimo aniversario del estudio de tango, pero en realidad ya se habían cumplido doce. La compañía también cumplió diez años, y quizás en algún momento lo festeje. Pero lo importante, para mí, es que ahora estoy bailando más; antes lo hacía menos, por muchas razones...

-¿Qué razones por ejemplo?
-Muchas responsabilidades: la producción general, las luces, todo sale de este estudio. Ahora volví a tomar clases, de jazz especialmente.

-Decías que pensás en algunos errores que cometiste para no repetirlos. ¿Por ejemplo?
-La vorágine. La que a veces te lleva a hacer las cosas mal, a olvidarte de vos, despreocupándote de cosas importantes. Ahora cuido mucho lo que tengo, y firmo contratos diferentes. Antes firmaba cualquier cosa con tal de hacer algo. Ahora lo pienso mucho. Escribí un nuevo musical de tango, el primero después de Tanguera, y creo más en hacerlo con mis propias fuerzas, invirtiendo en él lo que gano con mi trabajo, que en confiarlo a un empresario que termine quedándose con todo.

-¿Es un proyecto a largo plazo?
-No sé todavía, puede ser pronto o puede ocurrir dentro de dos años. Pero lo importante es que antes tenía que recurrir a otra gente para creer en mí. Y ahora veo que puedo encerrarme en la sala de ensayos y trabajar con los bailarines y armar cosas sola, aunque rodeada de un buen equipo de trabajo.

-¿Cómo describirías a tu compañía? ¿Con qué repertorio trabajás?
-La Escuela de Tango la pensé mucho antes de concretarla, era algo que quería hacer, que formaba parte de mi deseo más íntimo; la compañía, en cambio, se creó por una necesidad más inmediata: presentaciones en eventos para empresas. Con esto financié los espectáculos, y fue así que comenzamos. Pero después fueron apareciendo otros compromisos, una primera gira a Europa en 2002, y luego otras que fueron apareciendo. Hay bailarines que están desde el principio en la compañía, y otros que van rotando. Y en cuanto a las coreografías, muchas las creo yo, y otras están armadas por parejas de la compañía bajo ciertas directivas mías.

-¿Hubo cambios de forma y estilos en todos estos años?
-La compañía hace ahora menos Osvaldo Pugliese pero más milongas y más Juan D’Arienzo. Esto ocupa, en general, la primera parte del espectáculo. En la segunda incluyo tangos de Astor Piazzolla, tango electrónico y temas fusionados con ritmos latinos. Hay muchas compañías de tango dando vueltas por el mundo, haciendo más o menos lo mismo. Y yo estoy buscando cosas diferentes.

Reportaje de: Laura Falcoff

********************
    Espacio de Publicidad


********************
Evocaciones...
Hace 100 años nacía
EDMUNDO RIVERO
El cantor de la voz grave y pastosa...

Una de las voces mayores del Tango.
La costumbre es más fuerte que el amor. Pero de entrada era como el Joven manos de tijeras. Un recuerdo de esas garras, por favor. Un zoom. No eran manos humanas, y mucho menos de guitarrista. Quizá sí manos para aplastar fititos o para jugar al ring raje. Pero de esas manos, de esos dedos, no era posible que saliera un do mayor... ¡Sin embargo...

Rivero padecía de elefantiasis. Eso decían. En el Viejo Almacén los músicos se cuidaban de las cargadas, guarda que te raja... Y Rivero, que hubiera podido recitarte las jodas de memoria, se la bancaba. Ni pío. Y macana que te iba a rajar, si siempre fue un tipazo. Desde chiquito, desde que le pedía a su mamá un trencito para jugar y la vieja le decía bueno, y lo llevaba a la estación Retiro...

A fines de los ‘40, cuando ya era una de las voces mayores del tango y los amigotes se enteraron de que iba a tener una participación en la película El cielo en las manos, hicieron jua jua y se atragantaron de la risa.

Leonel Edmudo Rivero nacía en Valentín Alsina (Pdo de Lanús) el 8 de junio de 1911, por lo que hoy estaría cumpliendo 100 años...

En 1944 un sordo de la RCA Victor lo escuchó y decidió que ese hombretón, futuro cantor criollo, no estaba para grabar. “Usted tiene algo en la garganta. Hágase ver”, le dijo con la misma seguridad de una médica homeópata...

Si en los ’20 aparecen las orquestas típicas y los ‘30 son para Discépolo, los ‘40 fueron una época de brillo para el Tango.

Empezaba el Glostora Tango Club con cantidad de voces engoladas y Rivero con su voz grave, pastosa, no encajaba ni con calzador. Encima, poco agraciado al punto de que en el ambiente se lo conocía como El Feo. “Sé que la napie siempre me anduvo delante de los pies”, solía decir.

Sus papás, Aníbal y Anselma -la de la broma de los trencitos-, le habían llenado las orejas de música, primero templándolo en casa y luego mandándolo a estudiar canto y guitarra al Conservatorio. No era ningún improvisado el Zorzal Jetón. En 1944 Horacio Salgán no era Horacio Salgán así que ni él pudo lograr, en tres años, que quedaran registros grabados de la voz grave de su inusual cantor.

La consagración definitiva le llegó cuando lo convoca Troilo en reemplazo de Alberto Marino. Y fue con Sur que hizo cumbre una y otra vez. Ya se empezaba a forjar la figura del ídolo popular. Con el gordo Pichuco también estuvo tres años y esta vez dejó alrededor de una veintena de grabaciones.

El resto, se sabe. La etapa solista (1950) con su conjunto de guitarras y en 1969, el gustazo que se da al inaugurar El Viejo Almacén. El 18 de enero de 1986 murió de una insuficiencia cardíaca.

Por Hernán Firpo

********************
Espacio de Publicidad


********************

Reconocimiento a
Freddy González Araujo
Desde el Río de la Plata,
TANGO, para el Mundo...
Montevideo / Uruguay - Cumpliendo otra etapa, Perfiles del Tango, con el apoyo del  Ateneo, de Montevideo, rinde homenaje a un enorme difusor, estudioso y activista como lo es nuestro amigo, el Escribano Freddy González Araujo.

En la imagen, Freddy González Araujo recibe el presente
que reafirma su profusa actividad en favor del Tango...

Durante la ceremonia, los organizadores expresaron sentirse felices por haber concretado este acto de justicia popular, al reconocer la labor por el tango y en especial por lo realizado en pro de mantener la memoria viva de Julio Sosa, el enorme pedrense, que triunfó en la cuidad de Buenos Aires siendo símbolo de nuestro género en el mundo.

En Uruguay, a diferencia de Argentina, las Instituciones tangueras mantenían una política de reconocer, recordar únicamente, casi exclusivamente a los Cultores fallecidos; desde que Perfiles del Tango aparece en la escena nacional e internacional, quiebra con esa impronta, prodigando homenajes en vida, a todos aquellos grandes cultores en las diferentes facetas de la canción rioplatense, con mas de cuatro décadas de aporte a esta maravillosa creación sui géneris que ha generado el Río de la Plata.

Bien merecido el reconocimiento popular a Freddy González, por su talento, lo realizado sin aportes oficiales ni patrocinadores que solventen todo lo hecho desde la Fundación Julio Sosa desde hace décadas.

Este homenaje, a Sala Laura Cortinas llena, contó con muchos apoyos, especialmente desde la prensa y ha sido propalado por CX 22 radio Universal, CX 36 Radio Centenario; radio Sarandí CX8, radio Rural CX4, FM de la Costa, 87.7; Cx40 Radio Fénix, AM libre, y diario Ultimas Noticias, de Montevideo, agregándose 16 Bloggers de la red, que mantienen atenta y actualizada a nuestras informaciones tangueras, como en este caso a través de este Boletón.

El Director Fundador de Perfiles del Tango, Dr. Miguel Gadea Sandler, expresó el agradecimiento de la institución a todos los medios tangueros que otorgan sus espacios porque son parte del éxito del proyecto cultural y tanguero.

Llegaron para participar en la propuesta de Perfiles del Tango,  importantes cultores del género, como la artista, cantante y vedette Marilýn de Vitta, las intérpretes Luz Mary y Marta Malena, el cantor Enrique Carli, el Maestro Julio Arregui, el productor, estudioso y recitador Antonio Pippo y muchos otros...

Asimismo, se presentó ante el público el Conjunto de Tango El Espiante, e hizo las delicias de los asistentes, mientras que la danza estuvo a cargo de Ofelia Gobea y Nelson Burgos, bailarines internacionales que luego iniciaron su gira anual en Europa, recalando inicialmente en España.

El coro A puro tango -dirigido por el Maestro Luís Quintana y coordinado por Nair Arambillete- interpretó cinco temas del repertorio del "Varón del Tango".

Contacto: uruguayperfiles@yahoo.com.ar

********************
Espacio de Publicidad


********************
 La Censura en el Tango

De “percanta que me amuraste”
a “muchacha que me dejaste”
existe una enorme distancia.
Cambalache fue prohibido...
“Sola, deslucida y averiada” en vez
de “sola, fané y descangayada”.
Para Leopoldo Lugones el tango
era “ese reptil de lupanar”.
Siempre, desde el fondo de la historia, los sistemas autoritarios de gobierno se han esmerado por silenciar a quienes no sostienen o comparten sus postulados políticos o ideológicos. Y esa deplorable vocación por la censura previa o la mordaza alcanzó de manera especial a la literatura, las artes plásticas y el cine. Pero la música no fue la excepción, aunque hay que reconocer que los ataques más arteros fueron sobre las expresiones populares.

En cuanto al tango, se dieron situaciones que se inscriben más en el ridículo que en lo punitivo. El tango Mano a mano padeció un maquillaje absurdo, porque los originales versos de Celedonio Flores “Rechiflado en mi tristeza te evoco y veo que has sido en mi pobre vida paria solo una buena mujer”, quedaron cercenados a “Te recuerdo en mi tristeza y al final veo que has sido en mi existencia azarosa más que una buena mujer”.

El tango y la protesta

Llama la atención que en la década infame que se extiende del ’30 al ’43, pese a su vocación represiva no se atacó a las letras de muchos tangos cuyos contenidos eran de elevado nivel de protesta y denuncia, existiendo en tal sentido la creencia de que los censores, aristócratas por excelencia que integraban el gobierno, no los escuchaban y por ende, no los conocían.

Horacio Petorossi, en 1931 hace una crítica pincelada en Aquaforte: “Es medianoche, el cabaret despierta…/ Un viejo verde que gasta su dinero/ emborrachando a Lulú con su champagne/ hoy le negó el aumento a un pobre obrero/ que le pidió un pedazo más de pan”.

Celedonio Flores,
que ya se había insinuado con Gorriones en 1926, con Pan volvió a la carga en 1932: “Sus pibes se mueren de frio/ y lloran hambrientos de pan… / cachó la barreta… Resuelto a robar…/ Un vidrio, unos gritos, auxilio, careras…/ Un hombre que llora y un cacho de pan”. 

Un año después Mario Batistella fue más audaz en Al pie de la Santa Cruz “Declaran la huelga / Hay hambre en las casas. / Y en ese entrevero / de lucha sangrienta, / se venga de un hombre / la ley patronal”.

En el mismo año Enrique Cadícamo se despachó con Al mundo le falta un tornillo, apelando al humor: “Hoy no hay guita ni de asalto. / Si habrá crisis, bronca, hambre, / que el que compra diez de fiambre/ hoy se morfa hasta el piolín”.

Emblemático fue lo de Ivo Pelay en 1934, cuando en su tango pregunta “Dónde hay un mango, / viejo Gómez? / Los han limpiao / con piedra pómez…/ Y del seco hasta el bacán, / todos llevan la cartera / con cartel de defunción”.

Finalmente llega Cambalache, de Enrique Santos Discépolo -1935- donde se sentenciaba para la historia: “Hoy resulta que es lo mismo / ser derecho que traidor, / ignorante, sabio, chorro, / generoso, estafador… / No pienses más, echate a un lao, / que a nadie importa si naciste honrao…”.


Un obispo, duro con Gardel

La cuestión no es buscar en el tiempo el preciso momento en que comenzó esta deleznable práctica de censurar las letras de tangos. Pero sin ir tan lejos, basta recordar al controvertido Leopoldo Lugones, uno de los simpatizantes que apoyó el golpe militar del 6 de septiembre de 1930 que derrocó a Hipólito Irigoyen y dio inicio a una de las etapas más oscuras de la historia argentina. El escritor, por entonces, supo calificar al tango como “ese reptil de lupanar”.

Enrique Larreta sostenía que el tango despertaba sensaciones desagradables y Carlos Ibarguren condenaba los cortes y las quebradas afirmando que el tango no era argentino, sino un producto híbrido del arrabal porteño.

Y unos años después, Monseñor Gustavo Franceschi, director del semanario católico Criterio, cuando escribió en la revista Máscara acerca de la llegada del cadáver de Carlos Gardel al país, dijo que el Zorzal “...empleó toda su inteligencia, que jamás había sido cultivada, que era perseverante pero corrompida, para mejorar sus medios de expresión. No concebía cosa más alta que la que hizo. Nadie ha de recriminarle  su escasez de valores perennes, pero es insultar a la Argentina presentarlo como símbolo acabado de su ideal artístico. Todo ello preparó la serie de espectáculos que tuvieron lugar con motivo de su sepelio, y que constituyeron una página bochornosa en la historia porteña. Eran de ver los alrededores del Luna Park a las 10 de la noche. Gandules de pañuelito al cuello dirigiendo piropos apestosos a las mujeres; féminas que se habían embadurnado la cara con harina y los labios con almagre; compadres de cintura quebrada y sonrisa cachadora; buenas madres, persuadidas de la grandeza del héroe que llevaban a sus hijos -pude comprobarlo por fotografías- a besar el ataúd. Y, según se me afirmó, diversas individuas llenas de compunción pretenden ocupar lugares especiales porque fueron ‘amigas’, ‘compañeras’ de Gardel, a quien convierten de este modo en tenorio de conventillo, en pachá de arrabal. No se olvide que el amoralismo simbolizado por un Gardel cualquiera, es anarquía en el sentido más estricto de la palabra. Téngase en cuenta que el desprecio al trabajo normal, al hogar honesto, a la vida pura; el himno a la mujer perdida, al juego, a la borrachera, a la pereza, a la puñalada, es destrucción al edificio social entero”.

Por fortuna, José Gobello en su Breve historia crítica del tango, explica  que Monseñor Franceschi, al desempeñarse como capellán en la Penitenciaría Nacional, habría compilado allí un vocabulario que estaría traspapelado, surgiendo en el maestro del argot rioplatense la sospecha de que el prelado no condenaba las palabras, sino las historias que con ellas se narraban y que luego, los funcionarios de segundo nivel con el celo de los ignorantes, aplicaron la censura con su criterio de hormiga.

   Cuando el planteo ético de Franceschi se convierte en una cuestión lexicológica, muchos tangos fueron prohibidos en las radio emisoras o hubo que modificarles la letra como los casos puntuales de Mano a mano, Mala junta, Boedo, Mi dolor y Los Mareados, originalmente titulado Los dopados. Lo de Cambalache debe ser tomado como un caso emblemático: todas las dictaduras que gobernaron en Argentina desde 1943 lo prohibieron.

Antología del absurdo
 

Gobernaba el país el general Edelmiro J. Farrell y no era menos la influencia que recibía del GOU (Grupo de Oficiales Unidos), movimiento de un grupo de coroneles liderado por Perón, cuando se aplicó el manual que regulaba el vocabulario en las emisiones radiales con el propósito fundamental de acallar las voces lunfardas “para defender la pureza del idioma”, bajo la amenaza de multas y clausuras.

Así fue que El bulín de la calle Ayacucho debió cambiar por Mi cuartito feliz, El ciruja pasó a ser El recolector, Shusheta rebautizado El aristócrata; Yira, yira se presentaba como Camina, camina, Que vachaché debió mutar a Qué vamos a hacerle, Chiqué fue El elegante, en el tango Chorra cuando dice “chorra, vos tu vieja y tu papá” debió reemplazarse por “ladrona, tu padre y tu mamá. Otros casos que mueven a risa por lo absurdo fueron, en el discepoleano Esta noche me emborracho, el contundente “sola, fané y descangayada” fue traducido a “sola, deslucida y averiada” y la frase “percanta que me amuraste” de Mi noche triste, debió cambiarse por “muchacha que me dejaste”. Y las ridiculeces continuaron con la misma tónica.

Pero también hubo una especie de “blooper” con el tango De barro, de Piana y Manzi, cuya emisión radiofónica fue prohibida porque incluía el término “pucho”, erróneamente clasificado como lunfardo. La sorpresa no fue menor cuando se divulgó que la palabra “pucho” era un término quechua.

   Fue durante el primer gobierno de Juan Perón que, a finales de marzo de 1949, poetas y músicos se reunieron con él en audiencia especial. La comitiva estaba encabezada por Homero Manzi, a quien acompañaban Aníbal Troilo, Francisco Canaro, Charlo, Enrique Cadícamo, Luis Rubinstein, Santiago Adamini, Enrique Maroni, Perez de la Riestra, Juan C. Perez, Jose Razzano, Alberto Vaccarezza y Lito Bayardo.  Las peticiones de los artistas fueron escuchadas y las cosas volvieron a su lugar.


Gobiernos militares

   Durante la vigencia de las dictaduras militares, incluyendo al breve período camporista, se aplicaba una sutil forma de censura, que consistía en las “listas negras” de autores, temas e intérpretes, sin que mediara decreto ni disposición formal alguna. Las órdenes se transmitían verbalmente a las conducciones de las emisoras, que eran estatales y no tan solo alcanzaron al tango, sino también a otras expresiones musicales. Viene al caso recordar el funesto eslogan que caracterizó a la dictadura de Videla: “El silencio es salud”. Si hasta Cacho Castaña fue víctima de la mordaza en su canción Si te agarro con otro te mato. El párrafo “te doy una paliza y después me escapo”, fue censurado por su elevado contenido de violencia.

Como si en la realidad actual, la violencia no fuera parte de la condición humana.

Gonio Ferrari

********************
Recomendamos
un Show Tanguero
y una Milonga...
Hay en Buenos Aires decenas de espectáculos dedicados al Tango. Generalmente se diferencian por su estilo. Entre los mejores, para nuestro gusto, está El Viejo Almacén. Lo elegimos por su calidad, su intimismo, su sobriedad.

Allí, de la mano de Nicole Nau y Luís Pereyra, llega la danza. A ellos se le acoplan otras tres parejas de excelente performance.

Los habituales excesos del género se reducen al máximo en el local de El Viejo Almacén y en su lugar la gente se regodea con plasticidad y elegancia.

Amén de los bailarines, se presenta el sexteto que dirige el bando Carlos Galván con las voces de Hugo Marcel y la de una verdadera estrella, como lo es Virginia Luque que, a los 83 años de edad, al igual que nuestro Héctor Apeseche, conserva casi intacto su encanto...

Milongas de Buenos Aires

En cuanto a las Milongas, personalmente me fascina Sueño Porteño, el local regenteado por la inefable Julia "Pugliese" Dopyle, quien antes de la milonga te ofrece una Clase de Tango Milonguero y otra de Tango de Salón.

Sueño Porteño, que se ubica en el 1º piso del edificio situado en  Avda. San Juan 3330 (cerca de Boedo), te ofrece tres amplias pistas (
Pista Pugliese - Pista Troilo y Pista Gogo Safigueroa), donde podes sacarle viruta al piso los miercoles de 19 a 3 hoiras y los domingos de 18 a 1 horas.
¡Ah!.. Y si vas en auto tenés estacionamiento cubierto.

Reservas: Tel. 011 15 3003 9926...

Rosa Candelas
*******************
¡HASTA LA PRÓXIMA!..
Y recuerda que...
todas nuestras funciones
se realizan a Total Beneficio de la
CAMPAÑA DE PREVISIÓN
Y TRATAMIENTO DEL CÁNCER...

Si estás en condiciones
de prodigar una donación

HACÉ CLIC AQUÍ
y pasá a engrosar la
NÓMINA DE BENEFACTORES...

0 comentarios:

Template by:
Free Blog Templates