19 abr. 2011

Un año de vida

Un Primer año exitoso y...
¡Vamos por más!
Si el Señor nos da Salud...

Y fuerzas para luchar contra todos esos
escollos que siempre aparecen en el camino
de quienes queremos hacer las cosas bien...


Pero no cejaremos... Porque nuestros amigos
merecen tener cada vez mejores posibilidades 
de disfrutar de los Tangos...

De esos que receta la "Torda" Villoldo, que
siempre prescribe buenas dosis de tango. 
Porque los sentimientos encontrados que
genera el 2 x 4 sacan a relucir la más pura
naturaleza del hombre y de su comportamiento.

El tango es misterio, es magia, es encuentro,
es desengaño. Todo esto y mucho más es lo
que viven los asistentes a cada reunión de
la Tanguería  Ángel Villoldo. ¡Y santo remedio!
Todos curados por una buena temporada...

Y, de paso, aportamos mancomunadamente
a esa Campaña Solidaria
que hemos emprendido con relación a la
¡¡LUCHA CONTRA EL CÁNCER!!

Crónica de un espectáculo
simple pero vibrante...

La fiesta del sábado 16 de abril recibió merecidos elogios...
Nuestros artistas locales contaron sus historias, sencillas pero tocantes, con un desarrollo narrativo que estuvo organizado en varios cuadros, con sus intermedios...


Música en vivo para
todos los gustos.

Si queremos hablar cronológicamente debemos
comenzar por la Clase Abierta ofrecida por
Pablo y Giselle...

Fue ahí cuando tres generaciones invadieron la pista y atendieron las indicaciones de los profesores. Fue ahí donde observamos una situación pocas veces vista. Los integrantes de una pareja de mediana edad que al cabo de una hora de aprendizaje se bailó una milonga como si fueran expertos...



Luego el telón se abre e irrumpe en el escenario un trío de músicos consagrados. Guillermo Maturano en piano, Nino Federico con su mágico violín y Charly Mioti con su guitarra eléctrica.




Claro que la excelencia del violinista y el profesionalismo del guitarrista quedaron por momentos eclipsados por la vehemencia de un piano aturdidor que saturó desmesuradamente el espectro sonoro.
¡Que pena!..


Llegaron luego la guitarra de Antonio Del Río y el bajo de Román Ríos para, junto a Charly, y el posterior aporte del "fueye" de Hugo pascal, dar marco adecuado a la voz de Juan Lima que -sin empacho lo decimos- se ha erigido en el "Gardel" de la Tanguería por aquello de
"cada vez canta mejor"...




Todos ellos fueron desgranando de manera diacrónica los diversos vínculos entre los elementos del arte y el hombre. Y al decir "el hombre" no dejamos afuera al sexo débil (¿Débil?). El crecimiento espiritual y la devoción casi mística por el 2 x 4 fueron en realidad los ejes temáticos que abordó la Tanguería, donde predomina siempre la idea de recrear espectáculos integrando a los nuevos valores con los de dilatada trayectoria, de manera de llegar eficazmente a las nuevas generaciones....


Y en la noche del sábado 16, por ejemplo, debimos lamentar el faltazo de un joven que promete. Nos referimos a Juan Carlos Meillar que regresó engripado de Paraná y no pudo cantarnos como estaba programado.



Tampoco estuvo con nosotros Héctor Apeseche, que debió cumplir un compromiso profesional en la ciudad de Rosario...

Finalmente, lamentamos la ausencia del Director de Cultura, Sr. Gastón Mercanzini, acosado por una
leve dolencia que no le impidió hacer llegar a la Tanguería Ángel Villoldo la Declaración de Interés Cultural que acababa de firmar.


Y ya que hablamos de distinciones, no podemos dejar de citar la que Rosalía Villoldo (en nombre de la Tanguería) entregó al Coleccionista Héctor Cruz por su trayectoria. Ya que no es poco mantener en el aire durante 22 años su ciclo radial dominguero Coincidencias...




Por supuesto, no podemos dejar de mencionar la excelente demostración de Tango Negro (base del nuevo Certamen de la Tanguería) que en la noche del sábado 16 (en realidad ya la madrugada del domingo) a cargo de Toty y Beto...




Y así, entre tangos, sorteos, algo de folklore y música, mucha música, ingresaron por fin los artistas esperados que llegaban desde Buenos Aires. Un grupo protagonizado por una maestra del género, la bandoneonísta Carla Algeri, a la que el público ensalzó con aplausos. Pero ella no vino sola, lo hizo acompañada por su marido, el cantorazo Eduardo Pulis quien rápidamente conquistó a la platea.



En el grupo se destacaron también el pianista Tato Pérez, Eduardo Tami con su maravillosa flauta traversa y nuestro encomiable violinista Nino Federico. Pero hay más... El bandoneón de Hugo Pascal, especialmente invitado por Carla, estuvo a la altura de las circunstancias.


Debemos confesar que nunca habíamos escuchando sonar tan lindo al instrumento del querido Hugo.



Apagar la vela y cortar la Torta de Ricotti fue uno de los últimos actos de la velada ya de madrugada y poco antes de que se desatara la tormenta.





Y ese colofón del espectáculo nos permitió ver en los rostros de los amigos asistentes la satisfacción del que sabe que bien ha merecido la pena asistir al hermoso salón del Instituto Bilingüe. Claro que siempre habrá excepciones, ya que es imposible conformar a todos, pero consideramos que el promedio de satisfacción es honroso, porque, al final al final de cuentas, todos aman el tango. Todos, pobres o ricos, desean, odian, ríen, lloran. Y todos, pobres o ricos, sucumben al son de un bandoneón maduro, que habla de la vida y de lo confusamente caprichosa que se obceca en ser. 
 

¡¡Hasta la próxima!!

Template by:
Free Blog Templates